Entradas populares

Seguidores

miércoles, 29 de octubre de 2008

Hace unos días encontré un comentario en mi aportación del 20 de octubre titulada “En manos del destino”. Leía “Dime de qué presumes…”. He borrado ese comentario pero no quiero que pase desapercibido. No es mi intención que esa persona que lo dejó como anónimo se sienta ignorada o censurada. De hecho varias de las aportaciones que hice desde ese día han sido inspiradas por ese comentario y me gustaría agradecerle a Anónimo su colaboración.

Dicho esto quiero pasar a otra contribución que este comentario me ha propiciado. Se trata de la investigación interna de los motivos que nos mueven a actuar. Cuando alguien me dice que me miré si mis razones para hacer, decir, escribir o de alguna forma mostrar algo son motivadas por mi deseo de presumir y de construir una imagen hacia el exterior, me puede estar dando una pista para investigar si entre las intenciones que me llevan a actuar se encuentra escondido el deseo de que me consideren de cierta forma.

Me he mirado esto, buscando si lo que pretendo es la admiración o la aprobación de otros, y continuaré investigando que razones son las que me mueven. No sé si pasaras de nuevo por mi Blog pero si lo haces, que sepas que te estoy agradecido. Muchas gracias de nuevo “Anónimo”.


Cuando miro a las personas
que encuentro en mi vida,
veo sólo mi pasado;
mi experiencia con ellas.

Interpreto sus actos
de acuerdo a mis recuerdos.
Y me envuelvo en historias
con los que fueron ellos;
que ahora habitan mi mente.

Así
si no presto atención
me pierdo este presente,
y no veo quienes son
por solo ver quienes fueron.
Porque esa imagen de ellos
que llevo ya en mi mente
me nubla la visión
y me lo pierdo.
domingo, 26 de octubre de 2008

Cuadro de Frida Kahlo


En este sistema que es el universo todo está contribuyendo para que las cosas sean como son. Lo mismo que tu cuerpo se desenvuelve como un sistema interrelacionado alimentando y permitiendo la vida de tus células, así te sostienen tu familia y tus allegados, la naturaleza, el planeta tierra, el sistema solar, la galaxia… Y a todos estos niveles está ocurriendo algo que permite tu vida. Ese es el regalo que toda esa Unidad que es el Todo te está dando, y es un regalo de amor.
viernes, 24 de octubre de 2008

Entre la luz de la consciencia y la sombra del miedo voy viviendo esta experiencia. Y mi sombra es mi sombra, la sombra de mí mismo, la que yo sobre mí proyecto. No me puedo apartar para que la luz fluya, porque yo mismo soy el obstáculo que la detiene. Tengo miedo de apartarme y que nadie me vea, ni yo mismo. Y cuando ya no me vea, cuando desmonte todo, seré solo luz, pero, ¿me seguiré queriendo?
Tu capacidad de actuar de forma eficaz sigue las líneas de tus creencias. Creer en tu debilidad hace que te niegues el poder de actuar. Tus ideas y tus pensamientos no son fantasmas ni sombras de imágenes sin sustancia. Son realidades electromagnéticas. Afectan tu cuerpo y son traducidas automáticamente por tu sistema nervioso para formar la materia y la carne y la experiencia.

Tu mente consciente ha sido diseñada para evaluar la realidad física en la que estás inmerso y ayudarte a trazar un camino corporal en este universo del que eres parte. Tus decisiones has de tomarlas desde el consciente y para eso has de ser consciente de las intenciones que te mueven y los pensamientos que las sostienen. Mantente consciente de lo que ocurre en tu mente y verás la influencia tan enorme que tus pensamientos tienen en tu vida.

De esa forma, no tendrás que repetir tu ayer, hoy y mañana. Solo así puedes actuar diferente a como hasta ahora has sido programado. Solo a partir de ser consciente de lo que piensas puedes alterar tu programación.
jueves, 23 de octubre de 2008
Yo soy, no el que tú ves, no el que imaginas. Ya estés viviendo cerca de mí y observándome actuar cada día, ya me mires solamente desde lejos y a través de una pantalla. Yo no soy ese.

Puedes pensar lo que quieras de mí.
No necesito que la imagen que de mi tienes en tu mente sea de una forma en particular. Esa imagen no cambia quien soy. Pienses lo que pienses, yo soy el que soy, y tú eres el dueño de tus pensamientos.

Yo soy un ser que cambia cada día. ¿Quién soy yo?... ¿Qué yo?
miércoles, 22 de octubre de 2008
Desde el punto de vista de la física cuántica el universo es un todo en el que absolutamente todo está conectado. Cuando perdemos de vista esta conexión podemos sentir que otras personas nos están atacando cuando en realidad solo se están defendiendo ellas mismas de un ataque que tal vez estemos haciendo inconscientemente. Cuando todos somos partes del mismo Ser, un ataque a otros es tan demente como una guerra entre tu mano que abofetea tu propia cara.
La afirmación de que no puedes ser atacado parece un tanto irreal desde el punto de vista del individuo pero recomiendo una actitud durante tu vivir día a día que te puede resultar interesante. Cuando observes que estás siendo atacado, pregúntate que es lo que esa otra persona está defendiendo y verás que desde su punto de vista el está defendiendo su razón, igual que tú la tuya y ayúdale a que deje de sentir la necesidad de defenderse desmontando el ataque al que siente estar sometido.

¿Qué ganas tú con esto?

Pues incrementar la paz en tu vida.
La relación que existe entre la ira y el ataque es obvia, pero la relación que existe entre la ira y el miedo no es siempre tan evidente. La ira siempre entraña la proyección de la separación, lo cual tenemos que aceptar, en última instancia, como nuestra propia responsabilidad, en vez de culpar a otros por ello. No te puedes enfadar a no ser que creas que has sido atacado, que está justificado contraatacar y que no eres responsable de ello en absoluto. Dadas estas tres premisas completamente irracionales, se tiene que llegar a la conclusión, igualmente irracional, de que un hermano merece ataque en vez de amor. ¿Qué se puede esperar de premisas dementes; sino conclusiones dementes? La manera de desvanecer una conclusión demente es analizando la cordura de las premisas sobre las que descansa. Tú no puedes ser atacado, el ataque no tiene justificación y tú eres responsable de lo que crees.
lunes, 20 de octubre de 2008
En manos del destino yo decidí, un buen día, dejar a cargo todo lo que ocurra en mi vida. Desde entonces trato de no forzar ninguna circunstancia. Expreso mis deseos para que el mundo sepa donde estoy y dejo que las cosas se vayan desarrollando solas, con su soltura propia y sin mi forcejeo, de acuerdo a un plan total. No lucho, ni defiendo. Ni me opongo, ni fuerzo. Si no es fácil deduzco que ese no es mi camino, y suelto sin dolor y sin apego.

En manos del destino yo decidí un buen día rendirme a un plan total y desde entonces juego con ilusión de niño a vivir esta vida que agradezco, profundamente, por toda su alegría, su magia y su bondad. Me siento liberado y protegido, viviendo esta experiencia deliciosa. Busco cosas por las que estar agradecido, y las encuentro a menudo y me llenan de entusiasmo y pasión, y así voy por el mundo en sintonía, sin guerras ni penuria que me amarguen la vida.

En manos del destino... yo le cuento a los vientos mis deseos y escojo en cada instante, entre lo que el mundo ofrece, de acuerdo a lo que quiero de verdad. Y lo que, en última instancia, siempre escojo, porque siempre lo ofrece y yo siempre lo quiero, es mi paz.
viernes, 17 de octubre de 2008
Todos queremos que nos quieran. Y estamos compitiendo por la atención y el amor de los que nos rodean. Luego lo defendemos para que no nos lo quiten.

Y nos defendemos contra la competencia y contra los que nos otorgan el amor. "Hoy no me has dado mi dosis, hoy quieres más a otro. Me decepcionas." Eso es lo más normal del mundo. Todos sentimos ese impulso.

Pero nunca te darán suficiente, porque ese tipo de aprobación es muy precaria. No te sientes seguro de ella y tratas de controlarla, siendo un niño bueno. Creo que el problema es que otros tienen otro centro para su universo. No encuentro otra solución que la resignación a aceptar el amor que te den y a disfrutar de él cuando toca, pero si ellos están en otra cosa, pues tenemos que tirar de las reservas que tenemos en la bodega del amor por uno mismo.

Creo que cuanto menos pides, más te dan. Es la ley de la atracción, cuando te sientes amado eso es lo que eres y no necesitas pedirlo, si te siente no amado y lo pides eso es lo que atraes, una experiencia de falta de amor
jueves, 16 de octubre de 2008


Estamos buscando amor y buscamos que otros nos lo den.

A las relaciones, ya sean de pareja o de amistad, hay que entrar buscando la “mejor” manera de dar el amor que nos fluye dentro. Sólo así el amor ofrece la recompensa de llenarnos de alegría. Y será sólo entonces cuando estaremos dispuestos a compartir no sólo ese amor, sino también el resto de emociones que se despierten en ambos, ya sean conflictivas o placenteras. Y todo ello con el objetivo de conocernos más a fondo a través de lo que estamos sintiendo.

Es verdad que cuando alguien querido nos ama alimenta nuestro bienestar emocional. Pero por nuestro propio bien, no podemos depender del amor de nadie, sencillamente porque nosotros tenemos que hacernos responsables de nuestro propio bienestar. Para saber como encontrarlo, tenemos que mirar hacia dentro y contemplar de forma sincera nuestras reacciones y nuestras intenciones.

Cuando se establecen condiciones, por pequeñas que sean, que la persona amada debe respetar -lo cual es ya de por sí es una falta de aceptación del otro- lo que en realidad se va haciendo es poner obstáculos a la libertad de manifestarse que conlleva el amor incondicional. El amor tiene que ser incondicional porque sino no es amor, el amor tiene que ser libre para expresarse, no puede imponer ninguna tasa o control y ha de carecer de segundas intenciones.
martes, 14 de octubre de 2008

La Vía Láctea vista de desde Dead valley National Park



Somos parte del conjunto que forma el Todo de la misma manera que una célula en mi cuerpo es una parte de mi. Pero en el universo no sólo existe la materia. También hay pensamiento y hay ideas como leyes que rigen el movimiento de los planetas, el nacimiento de una vida al abrirse una semilla, el florecer de una rosa, el desplazarse de una nube…

Estamos tan intrínsecamente unidos al Todo que muchas veces perdemos la noción de que nuestra existencia fuera de este conjunto nos sería imposible.

Y como un trocito de mí, como una víscera mía, como mi dedo o mi nariz, son parte de mí pero también soy yo. Y si mi dedo hablara tal vez nos contaría que se ve a sí mismo siendo sólo mi dedo, pero desde mi perspectiva yo nunca olvidaría que mi dedo soy yo, aunque también sea mi dedo, y parte de mi mano y de mi brazo entero. Son puntos de vista que establecen donde posicionamos conscientemente nuestra entidad en relación a la entidad total de la que somos parte. Y este punto de vista tiene un efecto importante en nosotros.

Pensamos que el cerebro crea los pensamientos que cruzan nuestra mente. Pero no hay prueba de eso. Los pensamientos surgen y brotan de un sitio donde la ciencia no alcanza a llegar. Podría también ser que cómo un ojo dibuja en su retina una imagen, así nuestro cerebro, también otro sentido, dibuja las ideas que capta, que le llegan, desde dentro de una fuente inmaterial, o desde fuera en un libro, en una charla, una canción… haciendo que vea esas ideas; permitiéndome ser consciente de ellas.

Más allá de mi cuerpo soy un trozo de la consciencia total que tiene el universo. Cuando nos identificamos con nuestro cuerpo pensamos que estamos de prestado en esta vida. Esto es un punto de vista, como cualquier otro, pero tiene el efecto de hacer que nos sintamos que el alma sólo viene a visitarnos y después nos deja. Sin embargo podemos identificarnos con el alma, con esa parte nuestra consciente del fluir de la vida, con el observador que siempre desde dentro nos contempla. Y entonces vemos que el cuerpo es como el dedo, nosotros somos más porque hemos encontrado la esencia de nuestro ser.

Tú y yo, todos juntos, las calles, los jardines, las montañas, el mar, el ritmo, el color y el pensamiento mismo, somos el universo. Y nos conviene recordarlo y sentirlo. Mirarnos desde ahí.
jueves, 9 de octubre de 2008

De la mano de mi padre hoy camino, peregrino de un altar que ya está en mí. Y aunque siento un gran apremio que me llama consistente, me distraigo con un ruido o una imagen pasajera que me llaman la atención, a menudo y sin querer.

Y me olvido descuidado del altar que dentro espera y confundo mis deseos y mis metas. Distraído por pequeñas marionetas, que se mueven en mi mente, con historias como sueños, de argumentos repetidos, que me cuentan la experiencia de unas vidas ya vividas, y unos sueños por vivir.

De la mano de mi padre hoy camino, peregrino de un altar que ya está en mí. Y aunque siento un gran apremio que me llama consistente, tengo amor por esta gente, estos sueños y estas formas materiales, y por eso he recogido esas historias, y he montado en mi mente sus memorias para amarlos mientras voy en mi camino, avanzando poco a poco y disfrutando, hacia el seno de mi ser y de tu ser.
Ven, ven, seas quien seas.
Caminante, devoto,
Amante de la partida, no importa.
La nuestra no es una caravana de desesperación.
Ven, aunque hayas rotos tus votos
Un centenar de veces, mil veces.
Ven, ven de nuevo, ven.
lunes, 6 de octubre de 2008
Existe una sola prueba -tan infalible como Dios- con la que puedes reconocer si lo que has aprendido es verdad. Si en realidad no tienes miedo de nada, y todos aquellos con los que estás, o todos aquellos que simplemente piensen en ti comparten tu perfecta paz, entonces puedes estar seguro de que has aprendido la lección de Dios, y no la tuya. A menos que sea así, es que todavía quedan lecciones tenebrosas en tu mente que te hieren y te limitan, y que hieren y limitan a todos los que te rodean. La ausencia de una paz perfecta sólo significa una cosa: crees que no quieres para el Hijo de Dios lo que su Padre dispuso para él. Toda lección tenebrosa enseña esto en una u otra forma. Y cada lección de luz con la que el Espíritu Santo reemplazará las lecciones tenebrosas que tú no aceptes, te enseñará que tu voluntad dispone lo mismo que la del Padre y la del Hijo.
viernes, 3 de octubre de 2008
-Todos podemos incrementar el poder de nuestra mente. Pensamos que dicho poder reside en el consciente y que se reduce a nuestra capacidad de razonar y de recordar; pero eso no es así. En los niveles por debajo del pensamiento lineal de nuestro consciente el proceso de ordenar la información y de captar conceptos es muchísimo más rápido y eficaz.

-Somos responsables de nuestro punto de vista: lo hemos escogido nosotros. Ser conscientes de la influencia que el mismo ejerce en nuestros sentimientos y en las propias circunstancias nos permite revisar las creencias sobre las que se basa ese punto de vista. Eso conlleva la posibilidad de ampliar y actualizar después nuestra visión. En caso contrario, acumulamos bajo su cubierta ideas que nos sirvieron en su día, pero que ya han quedado obsoletas debido al crecimiento que hemos experimentado.

-Nuestro auto-concepto puede estar limitando nuestro potencial. Es primordial completar un periodo de observación interna siguiendo pautas precisas para determinar cómo llevar a cabo una ampliación de la visión que tenemos de nosotros mismos.
miércoles, 1 de octubre de 2008
El centro del proceso evolutivo es la decisión. Es el motor de la evolución. Cada decisión que tomas en una elección de tu intención. Puedes escoger mantener silencio en una situación en particular, por ejemplo, y esa acción puede servir la intención de penalizar, de compartir compasión, de extraer venganza, de mostrar paciencia, o de amar. Puedes escoger hablar con fuerza, y esa acción puede servir las mismas intenciones. Lo que escoges, con cada acción y cada pensamiento, es una intención, una cualidad de la consciencia que traes a tus actos y a tus pensamientos.

No puedes escoger tus intenciones de forma consciente hasta que no seas consciente de cada uno de tus diferentes aspectos. Si no eres consciente de cada parte de ti mismo, tendrás la experiencia de querer decir una cosa, o tener una intención y encontrarte a ti mismo diciendo otra, o actuando guiado por otra intención. Querrás que tu vida se mueva en una dirección pero encontraras que se mueve en otra. Desearas soltar un patrón doloroso de tu experiencia pero continuara reapareciendo.