Entradas populares

Seguidores

viernes, 5 de diciembre de 2008


Me gusta entusiasmarme con mis proyectos y me gusta entusiasmarme con las personas. Pienso que el entusiasmo nos da una energía maravillosa que no solo es abundante sino también inocente y divertida.

Algunos más cautos prefieren contener su entusiasmo para así no sufrir el desengaño o la desilusión. ¡Yo no! No estoy dispuesto a dejar pasar una oportunidad de vivir la vida como una aventura maravillosa, con alegría. No quiero renunciar a sentir como el entusiasmo me lleva en volandas.

No me aferro a un resultado en concreto, y así puedo tramitar rápidamente la desilusión que pueda ir encontrando en mi camino. Cada día se hace más fácil alcanzar armonía con mis circunstancias y resolver cualquier dolor. Eso me ayuda a ser valiente, a apostar fuerte por lo que creo, y a ser más quién quiero ser.

2 comentarios:

Tordon dijo...

Y aunque, en ocasiones, los grandes proyectos encierren grandes dificultades, se debe mantener siempre el entusiasmo alto y la sonrisa presta.
Gozar ,incluso en la adversidad, curte el alma y facilita la victoria en cualquier batalla

Salu2
Tordon

PD: Interesante blog. Me lo apunto.

CuanMarce dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices.

Las adversidades las miro como la retroalimentación que me da el universo para decirme que ese no es el camino y que para llegar aun me queda algo por aprender, y así efectivamente me lleno de gratitud hacia un universo tan generoso y disfruto con ellas.

Esto me hace ver el mundo no como un campo de batalla, sino mas bien como una aventura a la que marcho gustoso.

Muchas gracias por tu comentario Tordon.