Entradas populares

Seguidores

lunes, 16 de marzo de 2009
Sin amor la vida en un trámite que va perdiendo sentido, se hace insulsa. Y buscamos al ser amado hasta en las sombras, entre miedos y esperanzas lo buscamos. Pero luego al encontrarlo le tememos y nos falta tiempo para retirarnos a nuestras defensas, edificar murallas para mantener la distancia emocional y esconder nuestros verdaderos deseos para que no nos hagan daño. Nos escondemos y nos defendemos de aquellos que queremos por miedo al rechazo y así creando esa distancia la experiencia pierde sentido.

14 comentarios:

Julia dijo...

Ya lo creo que la vida sin amor es un tramite sin sentido, habiendo tantas maneras de expresar y encontrar amor, porque resignarse a no tenerlo. Saludos.

Kaken dijo...

Tan breve como cierta tu entrada.

Es algo sobre lo que reflexiono a menudo, en como nos protegemos del otro, en cuanto se puede temer perder la propia imagen, la crítica constructiva que se toma como ataque, la dificultad en el diálogo, cuando lo fácil y sensato es darse sin medida, sin más.

E ilusionarse de contínuo...pero todo eso requiere un esfuerzo y una sabiduría que pocos están dispuestos a trabajar.

Es mi opinión...un saludo, Julia, un abrazo, Cuan.

Antón dijo...

¿Qué opinas del refrán: Quien bien te quiere te hará llorar?
Unas lágrimas o un mal rato de vez en cuando, sobre todo si sirven para darnos cuenta sobre salvar una relación de pareja o una buena amistad.
A mí me dice que solo un amigo de verdad nos dice en la cara la "cruda verdad" "the plain truth", mientras los detractores lo hacen a las espaldas de uno.
Y como "ojos que no ven, corazón que no siente", las cosas que dicen los detractores a espaldas de cada uno no le van a hacer llorar.

Por otro lado atreverse a amar y a sufrir cuando ya llevas encima una carga de dolor con la que no puedes, me parece un acto heroico. Rechazar y mantener la distancia puede que haga perder un tanto de sentido, pero a veces es para salvar la vida...

Laura M. Cañamero dijo...

Tan necesario es el amor como el odio... lo mismo que la felicidad a la tristeza. Todo es un continuo en movimiento.
Un abrazo.

Velda Rae dijo...

Vivir duele. Si no lloras, si no ríes, si no sufres, si no disfrutas, si no dudas, si no aprendes... ¿para qué estar aquí?

Acuarius dijo...

todo tiene su orden divino...
en ocasiones nos escondemos de los demás porque es lo que hacemos con nosotros mismos...hasta recordar donde estamos y encontrarnos... descubriendonos al mundo.

PAOLA dijo...

Salgo de mi coraza de domingo para leerte y extrañarte.
Besos acorazados, que no hacen daño

CuanMarce dijo...

Hola Julia – Hay personas que de hecho se resignan a ello, cuando el miedo a que les hagan daño les hace cerrarse y renunciar a lo que tienen miedo a perder. Es obvio que no están siendo conscientes de lo que hacen porque si no, verían la falta de sentido de esa forma de actuar.
Un abrazo

Hola Kaken -Tenemos que renunciar a la idea de ser perfectos y dejar de defender nuestro honor. Es preferible que solo nos den amor cuando de verdad lo sienten a que nos mientan el amor. Tenemos que saber escuchar donde está el otro sin sentir que por eso nos ataca. Es necesario tener fe en que lo que ofrecemos es tan único que no se puede sustituir. Tenemos que dar amor de verdad nosotros sin esperar nada a cambio y para todo esto efectivamente hay que ser muy valiente, o saber cómo tramitarse el rechazo.
Un abrazo

Hola Antón - Creo que para que una relación goce de verdadera intimidad es necesario que se hable de forma sincera y que cada cual diga lo que verdaderamente siente. Pero hay fórmulas de conversación que facilitan este tipo de comunicación sin atacar al otro. En mis talleres yo enseño lo que llamo “el monólogo” que sienta unas reglas dentro de la relación que nos sirven para comunicar lo que sentimos y reducir el dolor que la otra persona siente. Tal vez no se pueda eliminar ese dolor pero hemos de ser cuidadosos para hacer el menor daño posible.

Por otro lado es verdad que muchas personas se cierra porque han sufrido mucho pero creo que sería preferible que aprendiesen a crear relaciones de verdadero amor en vez de cerrarse a la experiencia.
Un abrazo

Hola Laura – Yo vivo sin el odio y sin la tristeza desde hace bastante tiempo, pero comprendo lo que dices. La oscuridad es necesaria para saber distinguirla de la luz, pero una vez que ya la conocemos una vez, podemos para siempre saber que es luz y que es oscuridad.
Un abrazo

Hola Velda – A mí me gusta estar aquí para vivir la aventura pero prefiero las comedias románticas a las películas de terror.
Un abrazo

Hola Acuarius – Estoy totalmente de acuerdo. Hay tantas conversaciones que nos esperan en la trastienda de nuestra mente y es tan liberador escuchar lo que nos tenemos que decir. Pero algunas de esas conversaciones han estado tan enterradas por tanto tiempo que se han hecho tímidas, y ahora esperan a que alguien que se acerca a nuestra intimidad las despierten.
Un abrazo

Hola Paola – Es verdad que paso poco tiempo últimamente en los blogs, pero aunque escribo o comento con menos frecuencia, muchas veces te leo.
Un abrazo

Kreski dijo...

El amor lo es todo en nuestras vidas sin él....al abrir nuestros corazones, nada se lograría y ese pueste que advierto en tu p´ágina no es más que el paso que hay entre "conciencia" con su realidad....que es la tuya, la mía....la nuestra.Un amor que es único y verdadero... para poder cruzar el puente mágico a la VERDAD....Sin amor....es un trámite sin sentido... pero con UNA DIRECCIÓN que en algún momento de la vida manifestará.
Gracias por tu presencia ...que la mía ...todo.

Tordon dijo...

Yo, cuando oigo la palabra amor , estimado Cuanmarce , siempre me pierdo: ¿Se habla del amor conyugal, filial, fraternal, del amor a tus semejantes, del amor divino, del amor a uno mismo.?
ES importante el matiz, ya que cada "modalidad" exige(supongo) diferentes enfoques.
Espero que tú, que eres el entendido en estos temas, me lo aclararás.

NAMASTE dijo...

Hace poco leí que el amor y el odio,son la misma cosa....asi como el calor y el frio solo se diferencian en los grados...
Pienso que nos buscasmos en los ojos de los demas para asi conocernos, buscamos situaciones, conflictos y juegos, hasta que nos encontramos y ya no son necesarios...entonces ya hemos aprendido quien somos, nos aceptamos y aceptamos a los demas, entonces nace el amor.
Aprovecho para comentarte, que todos los años voy por tu tierra, que es la misma que la de mi marido ( el es de Mieres) y que no me extraña que la llamen "paraiso natural"....adoro Asturias

darYrecibir dijo...

Fuerte post, magnífica sacudida, gracias por hacer este simil, odio los trámites, cualquiera y con más razón los -sin sentido- tu paralelismo de "vida sin amor" = "trámite sin sentido" es contundente!
G r a c i a s!!!

Sara Cobos dijo...

No estamos muy acostumbrados a expresar los sentimientos,de alguna manera nos sentimos temerosos de "ser conocidos" desde el interior. Todo es practicar..,

Me ha gustado tu blog.
Felicidades!

CuanMarce dijo...

Hola Kreski, El puente es efectivamente un símbolo de la dualidad a la unicidad, de la sombra a la luz, del sueño al despertar de la consciencia. Creo que es necesario amarse a uno mismo para poder amar a los demás con abandono. Para amarnos tenemos que conocernos y perdonarnos por nuestra inconsciencia temporal. Los despiertos no son más valiosos que los dormidos, todos a fin de cuentas despertarán algún día. Muchas gracias a ti por tu comentario y por el aprecio que nuestras.

Hola amigo Tordon, Yo creo que el amor es siempre el mismo aunque se mezcle con ingredientes distintos en los distintos tipos de relaciones; como si de un plato de comida se tratara con diferentes guarniciones.

Me gustaría poder aclararte el tema, ya que es uno al que dedico bastante de mi tiempo de estudio, pero entendidos creo que somos de alga forma todos, pues todos lo llevamos dentro. Yo creo que el amor es esa sensación profunda y sincera que nos mueve a hacer por otro lo que pensamos que es en su beneficio, sin ninguna intención de beneficiarnos por ello más allá del placer que sentimos haciéndolo.

Hola Manaaste, Yo no pienso que el amor y el odio sean lo mismo. Pero estoy de acuerdo en que nos encontramos a nosotros mismos en las personas con las que nos relacionamos. Cada persona saca a relucir esa parte nuestra que su presencia nos inspira. Cuando logramos que nos inspiren ser amorosos y los aceptamos como son y no como queremos que sean, efectivamente entonces nace el amor.

Muchas gracias por tu aportación. Yo también adoro Asturias, es la tierra de mis padres y es porque es tan hermosa y porque su gente es tan guapa por lo que he escogido pasarme aquí un tiempo.

Hola darYrecibir, parece increíble que le tengamos miedo a la sensación más maravillosa y más benévola; dar y recibir que es precisamente lo que el amor es.

Muchas gracias a ti por leerme y comentar.

Hola Sara y bienvenida a este blog. Tienes razón, no estamos acostumbrados a expresar lo que sentimos y menos cuando es miedo a que otro nos haga daño. Nos defendemos.