Entradas populares

Seguidores

jueves, 17 de junio de 2010



Espías mis pasos y comentas con el viento mis palabras

Las letras de mi nombre te hacen daño

Y no perdonas lo que escondes contra mí.

Y qué puedo hacer yo

si tus fantasmas habitan protegidos en tu pecho

y el dolor del que me acusas,

lo alimentas en tus noches abrumada

por el odio de un viejo tragaluz.

Que hacer si le exiges penitencia a mi inocencia,

y azotas con dureza mi inconsciencia

reclamando un infierno para vengar tu amor.

Qué puedo hacer si el profeta del agua

me condena a mentiroso por lo ritmo de mis letras

y qué debo hacer si me exiges que sea quien no soy.

Desde lejos se confunden las verdades con los sueños

y en la niebla de la mente no distingo ni siquiera la silueta de tu voz.

Di, ¿qué puedo hacer por ti, para que encuentres la paz en tu perdón?

1 comentarios:

Ana dijo...

¡wwaauh! .......

Felicidades por esta claridad inspirada