Entradas populares

Seguidores

martes, 22 de junio de 2010
Siento que muchos en este mundo solo buscamos ser tenidos en cuenta y amados, sin darnos cuenta que es en el acto de amar mismo, de dejar brotar esa sensación en manifestaciones externas de amor, donde se encuentra el verdadero placer de la vida.

Antes pensaba que en una relación el que más amaba perdía. Pensaba que su amor lo desvaloraba a los ojos del otro. Queridos amigos, que equivocado estaba. El que más ama es el que más siente el amor y por lo tanto el que más lo disfruta.

Pobrecitos los que no saben amar y solo buscan ser amados.Imploro perdón para ellos. Para los que se defienden porque se mueren de miedo. Para aquellos que desde su ceguera no se dan cuenta lo tremendamente horrible que es una vida en la ausencia de esa sensación de amor. Para los que no han encontrado aun la forma de amar sin hacerse daño.
jueves, 17 de junio de 2010



Espías mis pasos y comentas con el viento mis palabras

Las letras de mi nombre te hacen daño

Y no perdonas lo que escondes contra mí.

Y qué puedo hacer yo

si tus fantasmas habitan protegidos en tu pecho

y el dolor del que me acusas,

lo alimentas en tus noches abrumada

por el odio de un viejo tragaluz.

Que hacer si le exiges penitencia a mi inocencia,

y azotas con dureza mi inconsciencia

reclamando un infierno para vengar tu amor.

Qué puedo hacer si el profeta del agua

me condena a mentiroso por lo ritmo de mis letras

y qué debo hacer si me exiges que sea quien no soy.

Desde lejos se confunden las verdades con los sueños

y en la niebla de la mente no distingo ni siquiera la silueta de tu voz.

Di, ¿qué puedo hacer por ti, para que encuentres la paz en tu perdón?
viernes, 11 de junio de 2010



Tristes tardes de nostalgia
que un día bañasteis mi alma
y fuisteis la fragua que forjo mi ser
sensible a la luz
de consciencia pura.

Noches largas y oscuras
de las que resurgí valiente y gigante
después de mirar tras el velo del sueño
en lo más profundo de mi alma
de forma sincera.
Qué me hicisteis destilar el miedo
y bajar las armas que empuñaba
contra esos fantasmas
que yo mismo había creado,
y que hipnotizado
pensaba reales.

Agradezco a la vida
lo que en su momento
pedí no me diera.
Tardes y noches
en las que aprendí la alegría
de vivir la vida sin tanta mentira
y encontré quien era.

En esos momentos amargos y duro
rompiéndome todo por dentro
desmonté la imagen que creo mi ego
y logré liberarme.
Logré ser autentico.

Mi puerta está abierta.
Entrad cuando sea.