Entradas populares

Seguidores

sábado, 1 de noviembre de 2008


Una anécdota árabe cuenta que en cierta ocasión, un sultán soñó que perdía todos los dientes. Al despertar, mandó a llamar a un adivino, ansioso por entender su sueño. “¡Qué desgracia, Mi Señor!,” exclamó el adivino al terminar el sultán de narrar su sueño, “cada diente caído representa la pérdida de un ser querido. Perdone Vuestra Majestad a este pobre mensajero que le trae tan mala noticia”.

“¡Qué insolencia! “, gritó el sultán enfurecido “¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Llevaros a este hombre y administrarle cien latigazos!,“ le grito a su guardia personal, “y traerme a otra persona que me interprete el sueño.”

Más tarde se presento ante su trono otro adivino, y el sultán contó de nuevo su sueño. El segundo adivino, después de escuchar con atención, le dijo. “¡Excelso Señor! Buenos augurios. Gran felicidad os ha sido reservada... Este es un sueño magnifico, significa que sobreviviréis a todos vuestros parientes.” Se Ilumino el semblante del sultán con una sonrisa amplia y sintiéndose dichoso por la noticia ordenó que le dieran a este adivino cien monedas de oro.

Al salir este vidente del palacio, uno de los cortesanos que había presenciado todo se le acerco y le pregunto admirado “¿Cómo es posible, habiendo hecho la misma interpretación que otro agorero que estuvo antes que tú que a él le page con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro?"...

************

Todo se puede ver desde distintos puntos de vista. Por eso es muy importante escoger bien las palabras para que la persona con la que nos estamos comunicando no necesite defenderse de la verdad que tenemos que comunicar. Aprender a comunicarte mejor es algo esencial para que las relaciones te funcionen. Nuestra capacidad de comunicación tiene mucha influencia en nuestra felicidad o falta de ella, en la cantidad de paz o conflicto que hay en nuestra vida.


Pero no sólo es el escoger las palabras adecuadas para decir las cosas, para ser más exactos es más bien tener el punto de vista adecuado y entonces las palabras vienen solas. Si yo veo deficiencia en ti te hablaré de esa deficiencia, sin embargo si veo potencialidad eso será lo que transmita al escoger las palabras y enunciarlas.


En chino se usa la misma la palabra para “problema” que para “oportunidad” porque cada problema es al mismo tiempo una oportunidad. Pero si ves el problema expresarás el problema, si ves la oportunidad eso es lo que expresarás.


En la forma que hablas con otros puedes encontrar pistas muy importantes que te indiquen cómo te estás posicionando. Podemos ver a través de esta actitud el punto de vista que estamos adoptando. Cuando observamos que alguien necesita defenderse de la verdad que expresamos, es que no estamos viendo la potencialidad sino que nos estamos concentrando en la incapacidad. Nos hemos posicionado de nuevo para enfocar el problema.


Ya que el punto de vista tiene una influencia tan grande en la experiencia que vives, si comprendes la dinámica de esta influencia, a través de la experiencia de comunicarte y encontrar defensas, puedes ver parte del conjunto de creencias, hasta ahora no del todo conocidas, que forman Tu Punto de Vista.