Archivo del blog

Entradas populares

Seguidores

jueves, 18 de septiembre de 2008
A la velocidad de la luz el tiempo no existe. Parte del Todo viaja a la velocidad de la luz; por ejemplo, la luz misma. Cuando el tiempo no existe algo sencillamente es incambiable, pues el cambio origina un antes y un después. Tú eres incambiable e inalterablemente un trozo de consciencia que entra en el ámbito de lo relativo, donde el tiempo existe, para conocerse a sí misma. El tiempo es sólo una herramienta para contener la experiencia; y aunque tú uses la experiencia para identificarte a ti mismo, eres mucho más que la experiencia: eres una Entidad pensante que con el pensamiento crea.

1 comentarios:

Amanda dijo...

Blogger Amanda dijo...


Muy bueno.

¿Cómo aprender a contraer el tiempo con más velocidad de la que ahora llevo?

¡Casi toda yo "soy" mi programación!

Quiero deshacerme de todas mis losas... para tener mis propias experiencias de amor.

De amor a mí misma que vuele para compartirse con todos con la inocencia de un niño.

***

Me desgarro, y cada vez que me pasa, renazco mansa... Sin paz ya no puedo vivir.